Inicio | Proyectos | Para siempre | Exposiciones | Debates | Programas | Artículos | Vídeos | Galería

Espacios para el recuerdo nos habla de un espacio de visibilización de las conversaciones y prácticas de madres y padres relacionadas con la muerte de sus hijos: Un camino de lo invisible a lo hipervisible, nacido de la revisión, intrínsecamente visual, de las prácticas rituales relacionadas con la muerte y el recuerdo a los muertos, y el itinerario de visibilidad a espectáculo, el cual en ocasiones pareciera confundirse en nuestra sociedad, que en la realidad de la cultura postmoderna que nos toca vivir construye. Donde las fronteras de las definiciones de los múltiples elementos caracterizan un espacio confuso y extenso que cómodamente llamamos lo visual, nada fácil de determinar en ocasiones.

Los ritos relacionados con la muerte, el morir, las pérdidas y el duelo de los hijos fallecidos, sirven de punto de partida del presente proyecto, acotado en la provincia de Tenerife, desde el análisis de los ritos que hoy se practican de cara a un público más o menos numeroso, y desde la práctica de los mismos en la privacidad o el seno de la familia. Aunque algunos de los practicados en la privacidad suelan estar en espacios públicos: cuidado y mantenimiento de cenotafios, altares y tumbas, siendo una puerta abierta a esta visualización colectiva.

Este espacio web nos remite a la hipervisibilidad, a la noción de exceso de lo visible, a la sobreabundancia de la imagen relacionada con la muerte y el morir, con la pérdida y el duelo, por la sobreestimulación perceptiva que aglutina, no sólo cuantitativa sino también cualitativa "la muerte". Que tiene que ver con lo fundamental, con la trasgresión de los límites físicos y fisiológicos de lo visible y de su perceptibilidad, e involucra ideas de exceso o superioridad, en un hiperespacio postmoderno que nos posibilita situarnos y organizar perceptualmente nuestro entorno inmediato, cual cartografía cognitiva, conductual y simbólica relacionada con los rituales de la muerte, que claramente marcan nuestra posición en el mundo externo de igual modo que la hipervisibilidad ritualística trasciende los límites de lo que es visible, al crear y recrear sin cesar, una nueva visión en la que lo imaginario se resuelve en una realidad y la realidad en un imaginario, en una memoria hecha y que se hace cada día progresivamente, con el propósito de vencer el azar y el caos, mientras se establece una continuidad de vínculos permanentes entre padres e hijos fallecidos.








visitantes